Características de los mamíferos

Los científicos, no se ponen de acuerdo, pero aseguran que alrededor de 5000 especies de mamíferos han sido identificadas sobre la superficie del planeta tierra. Según la Universidad de Michigan, de acuerdo con el museo de zoología, se identifican tres principales características únicas que definen a los mamíferos. Estas tres características son las siguientes: poseer glándulas mamarias, el pelo, y tres huesos en el interior del oído medio. Existen otras dos características exclusivas de los mamíferos, que a continuación explicaremos, y otras tantas más, pero que también se encuentran en otras especies como aves, insectos y reptiles.

Características de los mamíferos

1 – Glándulas mamarias:

Los mamíferos obtienen su nombre precisamente por el uso que hacen de esta adaptación evolutiva. Las glándulas mamarias son una característica exclusiva de las especies de mamíferos, y no hay otra especie que no sea un mamífero que posea glándulas mamarias. Los científicos opinan al respecto de las glándulas mamarias evolucionaron de las glándulas sudoríparas modificando la excreción de sudor y sustituyéndola por la producción de leche. Esta adaptación cumplía objetivos indispensables para la supervivencia de las crías, que pueden alimentarse bajo el cobijo de sus madres, a diferencia del resto de especies que necesitan alimentos de origen externo.

Glándulas mamarias

2 – El pelo:

El pelo de los mamíferos es también una adaptación evolutiva que proporcionaba protección a la piel del animal, a la vez que camuflaje según los patrones de color, calor, aislamiento y una mayor capacidad sensorial a través del tacto. Destacan los bigotes táctiles (Vibrisas) que muchas especies han desarrollado alrededor de la nariz, sobre todo especies de mamíferos nocturnos y de madriguera.

Bigotes de animales

3 – Huesos del oído medio:

Todos los mamíferos tienen tres huesos en el interior del oído medio denominados comúnmente como martillo, yunque y estribo. Se cree que los huesos martillo y yunque proceden de la evolución de distintos huesos de la mandíbula de los antepasados primitivos de dichos mamíferos. La combinación de estos tres huesos permite trasmitir las vibraciones del entorno a la membrana del tímpano, permitiendo de este modo captar los sonidos exteriores.

Huesos oido medio

4 – Glándulas sudoríparas:

Las glándulas sudoríparas son exclusivas de los mamíferos, pero no por ello todos los mamíferos las poseen. Por ejemplo, la ballena es un mamífero, pero carecen de glándulas sudoríparas ya que no las necesita para vivir en el mar.

Los primates, y especialmente los humanos, tienen la mayor parte de la superficie de la piel ocupada por glándulas sudoríparas, lo que les permite regular la temperatura a través de la evaporación del sudor

5 – Regulación de la temperatura:

La mayoría de mamíferos tienen la sangre caliente y por tanto necesitan regular dicha temperatura, pero no todos los mamíferos son capaces de regular. Un ejemplo claro lo encontramos en los murciélagos, que son mamíferos pero son incapaces de regular su temperatura corporal. Esta característica no es exclusiva de los mamíferos, ya que también existen muchas aves e incluso insectos que tienen la capacidad de regular su propia temperatura.

Otras características de los mamíferos:

Existen otras tantas características que suelen utilizarse para definir a las especies mamíferos. Aparte de las glándulas mamarias y las glándulas sudoríparas, los mamíferos también pueden caracterizarse por tener glándulas secretoras muy especializadas, por el sistema esquelético muscular, dos tandas de dientes, que caen y vuelven a salir, la estructura del corazón y la estructura del cerebro.

Glándulas especializadas:

Las glándulas de los mamíferos pueden tener varias funciones, como hemos visto antes, pueden producir sudor y leche, pero también existen otro tipo de glándulas que producen compuestos químicos que los mamíferos utilizan para la comunicación, o que producen sebo, que se utiliza para la lubricación.

Se denominan glándulas apocrinas aquellas que secretan sustancias que emiten olor y que permiten la comunicación química entre distintos individuos, como por ejemplo las mofetas.

Corazón:

También se considera que el corazón de los mamíferos tiene la capacidad de regular los latidos y presenta la formación de cuatro cámaras (dos aurículas y dos ventrículos) formadas por células especializadas. A pesar de ser una característica común en muchos mamíferos, no es exclusiva, ya que encontramos reptiles como el cocodrilo, y muchas aves que también lo tienen.

También conviene tener en cuenta un aspecto exclusivo en los eritrocitos de la sangre de los mamíferos, que a diferencia del resto de vertebrados no poseen núcleo central.

Sistema esquelético:

El sistema esquelético de los mamíferos tiene muchas características únicas. La mandíbula inferior de los mamíferos suele estar constituida por un único hueso denominado dentario”, mientras que en el resto de vertebrados, la mandíbula suelen estar constituida por más de ocho.

En el grupo de los mamíferos, dicho hueso dentario se une al cráneo a través del hueso escamoso, mientras que en el resto de vertebrados, la unión se realiza mediante el hueso articular.

Vejiga urinaria:

Los mamíferos se caracterizan por producir una orina con alta concentración de productos disueltos. Esta característica se debe en parte a la denominada “asa de Henle” que aparece junto a los riñones. La orina finalmente se almacena en la vejiga urinaria, presente en todos los mamíferos.

Cerebro:

Cerebro de los mamíferos

Cerebro de una vaca

El cerebro de los mamíferos también posee ciertas características que lo diferencian del resto de vertebrados. Muchos mamíferos, pero no todos, poseen una corteza cerebral con muchas circunvoluciones, muy doblada, lo que permite una mayor área de superficie que si la corteza fuera lisa. Muchos mamíferos también poseen los lóbulos ópticos divididos en dos partes, diferenciándose así del resto de vertebrados que únicamente poseen un único lóbulo.