Caracteristicas de la bulimia

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Contenido:

1. La bulimia.
2. Diferencia entre la bulimia y la anorexia.
3. Síntomas y signos de la bulimia.
4. La bulimia y la provocación del vómito.

Características de la bulimia
5. La bulimia, los laxantes, diuréticos, y ejercicio físico.
6. La bulimia y el daño que ocasiona al organismo.
7. Como un profesional puede diagnosticar la bulimia.
8. Síntomas de la bulimia nerviosa en estado avanzado.
9. Tipos de bulimia.
10. Causas de la bulimia.
11. Tratamiento para superar la bulimia.

1. La bulimia.

Vomitar

Los síntomas más caracterizados de la bulimia son la gran preocupación por la figura corporal y el peso. Las personas que padecen de bulimia se sienten avergonzadas con ellas mismas y no se sienten bien en su cuerpo. Entonces empiezan los trastornos alimenticios y la bajada de peso excesivo.
Las personas suelen ser muy críticas con su físico, y por lo general de ahí no pasa, pero las personas que padecen bulimia nerviosa, se obsesionan de tal manera por su aspecto que llegan a distorsionar la realidad, teniendo una relación adictiva con los alimentos, todos sus pensamientos y acciones están relacionados con la comida.
Los enfermos de bulimia viven en constante secretismo, para que la gente no se de cuenta del problema que tienen. Para ellos todos los problemas que tienen en la vida se centran en la comida.
La enfermedad surge por muchos factores, entre ellos intervienen los psicológicos y sociales. Los enfermos de bulimia tienen temor a engordar, siempre se ven gordos y con mal aspecto, distorsionando la realidad. Solo ven ellos la gordura, pueden tener un peso normal y ellos no verlo de esta manera.
Los enfermos de bulimia tienen episodios de atracones y de vómitos que se repiten mas o menos 15 veces en una semana, comen de manera tan impulsiva que en un solo atracón pueden llegar a consumir unas cuarenta mil calorías, hecho que requiere mucha ingesta de alimentos.

2. Diferencia entre la bulimia y la anorexia.

bulimia y anorexia

Las personas que padecen anorexia dejan de comer y no pueden ocultar los signos de extrema delgadez. Las personas que padecen de bulimia nerviosa tienen un peso normal, la gente que les rodea no sospecha nada, ya que comen con normalidad e incluso pueden tener un poco de sobrepeso. La gente que las rodea no se da cuenta de sus trastornos alimenticios, como los atracones compulsivos y las dietas exageradas.
Las personas que sufren de bulimia también pueden sufrir de anorexia nerviosa, trastorno alimenticio derivando a una perdida de peso crónico y muy exagerado. Pero en la mayoría de casos los bulímicos no sufren de anorexia, una cosa no tiene por que ir ligada a la otra. La mortalidad en gente enferma de bulimia es mayor que en los enfermos de anorexia, esto ocurre por que los bulímicos se inducen el vomito, y consumes sustancias para purgarse.

3. Síntomas y signos de la bulimia.

Las personas que sufren bulimia, intentan por todos los medios que la gente no descubra su trastorno alimenticio, pero hay señales que pueden delatar la enfermedad:
– Suelen tener depresión, y una actitud negativa ante la vida.
– Suelen tener ansiedad, la mayoría de veces la depresión va acompañada de ansiedad.
– Tienen un comportamiento nervioso acompañado de mal humor.
– Suelen aislarse de la gente, se esconden todo lo que pueden de la gente, por lo que no se relacionan con la sociedad.
– Tienen una visión distorsionada de su imagen corporal, suelen hacer comentarios negativos de su físico.
– Tienen una preocupación exagerada por la imagen y por el peso.
– Suelen comer compulsivamente de forma exagerada, y luego lo vomitan todo.
– Se pegan grandes atracones de comida y luego desaparecen para vomitarlo todo.
– Cuando están solos en casa suelen pegarse atracones con la comida que encuentran por los armarios.
– Cuando se encuentran solos, pueden ir a varios restaurantes el mismo día y comer de forma compulsiva.
– Comen de manera exagerada, pero siempre cuando nadie les ve.
– Cuando empiezan a comer, no tienen control, comen compulsivamente.
– Se esconden alimentos por la habitación.
– Comen tanta cantidad de comida, que llegan al punto de tener dolor de estomago.
– Una vez se han pegado un buen atracón, se sienten avergonzados y con sentimiento de culpa. Es entonces cuando recurren al vómito, a laxantes, a la toma de diuréticos, al ejercicio excesivo, y a dejar de comer hasta el punto de morirse de hambre.
– Tienen la necesidad de purgarse en cada comida.

4. La bulimia y la provocación del vómito.

vomitando
La manera más rápida de purgarse después de un atracón de comida, es provocándose el vómito. Cuando una persona se provoca el vómito de manera muy frecuente, suele tener unos signos que la delatan tales como:
– Ir al baño inmediatamente después de las comidas.
– Tener el esmalte de los dientes y las encías dañadas.
– Tener las glándulas salivales hinchadas. Dichas glándulas están situadas debajo de las mejillas.
– Tener llagas en la boca constantemente, debido a los ácidos del estomago.
– Suelen tener callos y heridas en los nudillos de las manos, ya que se tienen que poner los dedos en la boca para inducir el vómito.
– Les cambia la voz, se les vuelve más rasposa.

5. La bulimia, los laxantes, diuréticos, y ejercicio físico compulsivo.

Laxantes: Las personas que padecen bulimia, intentan a toda costa purgar su organismo, y lo hacen de varias maneras. Utilizan laxantes o enemas para limpiar el organismo y así verse más delgados. Un signo para detectar que una persona padece de bulimia es mirar si tiene cajas escondidas de laxantes por la casa.
Diuréticos: Las personas que padecen bulimia, suelen consumir gran cantidad de diuréticos para purgar su organismo, de esta manera su cuerpo esta libre de líquidos y consiguen un cuerpo más delgado.
Ejercicio físico compulsivo: Otra manera de purgar el organismo es mediante el excesivo ejercicio físico, lo practican durante horas y cada día sin descanso. Se esconden en el ejercicio y se aíslan de la sociedad. Llegan a tener una adicción muy fuerte al ejercicio. Muchos especialistas consideran que estas personas tienen una bulimia nerviosa leve.

6. La bulimia y el daño que ocasiona al organismo.

Una persona con la enfermedad de la bulimia, puede ocasionar al organismo daños físicos muy graves tales como:
– Disfunciones intestinales.
– Deshidratación por la ingesta de diuréticos.
– Desvanecimientos por falta de comida en el organismo.
– Cansancio exagerado.
– Fatiga.
– Sequedad excesiva de la piel del cuerpo, causada por la deshidratación.
– Palpitaciones, latidos irregulares del corazón.
– Amenorrea, perdida de la menstruación o reglas muy irregulares.
– Hormigueo en el cuerpo, generalmente en las extremidades pies y manos.
– Calambres musculares.

7. Como un profesional puede diagnosticar bulimia en una persona.

Para que un médico pueda diagnosticar bulimia a una paciente, tiene que hacerle una serie de preguntas, y observar su comportamiento. Diagnosticar la enfermedad es muy difícil ya que la los atracones y vómitos surgen a escondidas. Para tener un diagnóstico más concreto se tienen que hacer estudios físicos y psíquicos. Los síntomas que delatan que una persona padece bulimia son:
– La obsesión por la imagen y el físico.
– La obsesión por el peso.
– Hacer dieta de manera exagerada.
– Pesar los alimentos que se comen.
– Restar importancia de lo que se están comiendo, el objetivo de comer es saciarse.
– Comer siempre solos.
– El único tema de conversación que tienen es la comida.
– Tener episodios de atracones durante un tiempo determinado.
– Sentirse tristes, decaídos, cansados, con ansiedad y depresión.
– Vomitar después de un atracón, para eliminar las calorías que se ha consumido durante la comilona.
– Irregularidades en los exámenes físicos, sobretodo en las glándulas salivares de las mejillas.
– Cicatrices en los nudillos, ya que utilizan los dedos para provocar el vómito.
– Tener el esmalte de los dientes estropeado por los ácidos estomacales.
– Irregularidades en los análisis de sangre, tienen el potasio muy bajo.

8. Síntomas de la bulimia nerviosa en estado avanzado.

Cuando la bulimia esta en un estado avanzado, pueden surgir complicaciones muy peligrosas para el organismo. En cuanto se detecta que una persona pueda padecer bulimia, tiene que ser atendido por un médico profesional del tratamiento del trastorno alimenticio.
Los enfermos de bulimia nerviosa en estado avanzado, tienen unos síntomas muy graves en su organismo, tales como:
– Aislamiento social, hasta el punto de no salir de casa para nada.
– Insomnio.
– Las relaciones con la familia, amigos, hijos, pareja, se ven muy afectadas y rotas.
– Dejan de vivir el día a día, tienen que abandonar el trabajo o escuela. Se recluyen en si mismos.
– Entran en una gran depresión.
– Dejan de disfrutar de la vida, todo lo ven sin sentido.
– Pierden el empleo.
– Al tener un comportamiento compulsivo en comer, suelen gastar mucho dinero, como consecuencia les falta dinero para el día a día.
– Pueden llegar a tener esterilidad.
– Perforación de esófago.
– Pueden tener hemorragias internas, por el mal funcionamiento del organismo.
– Pueden tener una gran deshidratación de organismo.
– Pueden desarrollar la enfermedad del colon irritable.
– Pueden desarrollar enfermedades del páncreas.
– Pueden tener reflujo gastrointestinal.
– Pueden tener hernias estomacales.
– Pueden tener flacidez en toda la masa muscular y pérdida de masa ósea.
– En estado muy avanzado pueden recurrir al suicidio.
– En estado muy avanzado pueden llegar a autolesionarse.
– Pueden tener un paro cardíaco.
– En casos muy extremos la muerte.

9. Tipos de bulimia.

Para que el paciente pueda empezar un tratamiento para la bulimia, el médico tiene que estudiar de qué tipo de bulimia nerviosa se trata.
– Purgativa: Puede ser una bulimia que implica la provocación del vómito, el uso de laxantes, diuréticos, enemas. Es decir, en este tipo de casos lo que se intenta es purgar el cuerpo después de un gran atracón de comida, para que el organismo no tenga tiempo de digerirlos y metabolizarlos.
– No purgativa: Puede ser una bulimia que implica ayunos, exceso de ejercicio físico, dietas rigurosas hasta el punto de no comer nada. Es decir, en este tipo de bulimia no se purga el cuerpo, se utilizan otros métodos para no aumentar el peso.

10. Causas de la bulimia.

Como todas las enfermedades alimenticias, determinar las causas de la bulimia nerviosa son casi imposibles, pero estudios han demostrado que en algunas ocasiones hay factores que pueden ser los causantes de desarrollar dicha enfermedad como:
– El entorno social.
– Los estereotipos de cuerpos que la sociedad reclama y publica en las revistas como cuerpos diez, que muestran una extrema delgadez.
– El temor a que la gente se burle del físico de uno mismo.
– Trastornos afectivos en la juventud.
– Abuso de drogas.
– La obesidad.
– La obsesión por las dietas.
– En ocasiones la enfermedad puede ser genética, es decir, si alguna hermana o madre biológica ha padecido de bulimia, es muy probable que la persona desarrolle la enfermedad.
– La falta de serotonina puede influir en la conducta alimenticia. La setotonina es un químico cerebral que lo fabricamos de manera natural , éste tiene relación con la regulación de alimentos.
– Tener una baja autoestima de uno mismo.
– Querer tener un cuerpo perfecto, ser muy perfeccionistas.
– Suelen ser personas con conductas impulsivas y con un carácter muy irritable.
– Las personas que desarrollan la enfermedad suelen tener mal ambiente en sus casas, como madres o padres alcohólicos.
– Haber sido maltratados en la juventud por el entorno familiar, y desarrollar un sentimiento de odio en ellos mismos.
– En las niñas adolescentes tener un grupo de amigos delgados y querer ser iguales a ellos.

11. Tratamiento para superar la bulimia.

Es muy complicado que una persona enferma de bulimia tenga una rápida recuperación tanto psíquica como física. Es muy difícil que vuelvan a tener un equilibrio sano con la comida.
Mucha gente que desarrolla la enfermedad de la bulimia suele tener problemas con el alcohol y las drogas, problemas ansiedad, depresión, etc., en estos casos la recuperación se complica aún más de lo que ya es.
Para tratar la bulimia los médicos utilizan fármacos y terapias psicológicas. Un médico especializado en trastornos alimenticios hará un seguimiento y una terapia adecuada para solucionar el problema. Los fármacos que suelen recetar son ansiolíticos y antidepresivos, que en ocasiones al dejarlos la persona bulímica vuelve a recaer en la enfermedad.
Si la enfermedad esta muy avanzada y hay síntomas muy graves, la persona tienen que ser hospitalizada y vigilada constantemente para frenar los vómitos y regular el organismo. Con la ayuda de especialistas se le controlará la dieta y se le enseñara a tener buenos hábitos alimenticios.
La colaboración de la familia es muy importante para que el enfermo se recupere. Por desgracia la bulimia no se cura en todas las personas tan solo un 40 por ciento de los enfermos se curan totalmente. Es una enfermedad intermitente que se hace crónica, por lo tanto los enfermos tienen periodos de mejora y luego vuelven a recaer.

Leave a Reply